Comparador de préstamos rápidos y créditos rápidos

Los préstamos rápidos y los créditos rápidos son una de las vías de financiación más demandadas del momento. A la facilidad de su solicitud se unen la inmediatez de respuesta por parte de las entidades financieras que los ofrecen, la comodidad de poder solicitarlos desde donde quieras y en el momento que lo requieras y la facilidad en los plazos de devolución que la mayoría de ellas otorga. Pero es que además, no se necesita presentar documentación, no se precisa aval, no se exigen explicaciones ni justificantes e incluso algunas entidades los conceden aún cuando el solicitante se encuentra en un fichero como ASNEF.

En el comparador de préstamos rápidos y créditos rápidos de DineritoAhora podrás encontrar una gran diversidad de propuestas en diferentes entidades crediticias. Solicitar un préstamo online no te será complicado.

 

Mini créditos rápidos (en menos de 15 minutos)

Son minicréditos rápidos, que se autorizan en menos de 15 minutos
  • Hasta 750 € para ya clientes
  • Plazo de devolución máximo, 30 días
  • Respuesta en segundos, sin papeleo
  • Servicio 100% online, las 24 horas del día, los 365 días del año
  • Si traemos un amigo, por recomendación nuestra, se nos ingresará 25 € en nuestra cuenta
  • Admite clientes en Asnef
  • Hasta 700 € para nuestros clientes
  • Respuesta en segundos, sin papeleo
  • Estamos disponibles las 24 horas del día, 7 días de la semana
  • Servicio Hal-Cash. Tu dinero al momento.
  • Importe máximo de 900 euros
  • Admisión de clientes que figuren en ficheros Asnef
  • Plazos de devolución semanales
  • Contratación por internet
  • Descuentos solo aplicables a clientes
  • Disponible de lunes a domingo, las 24 horas del día
  • Si incumplimos algún pago semanal, tenemos un margen de 2 días para devolverlo sin costes
  • Descuentos de hasta el 25%
  • Mini préstamos con ASNEF para deudas inferiores a 2.000 €
  • Hasta 600 € para aquellos que ya son clientes
  • Tendrás tu dinero disponible en tan solo 10 minutos
  • Estamos disponibles de lunes a sábado
  • 15% de descuento para la segunda solicitud de préstamo (primera solicitud de 300 € y devuelto a tiempo)
  • 20% de descuento en la tercera solicitud de préstamo (segunda solicitud de 450 € y devuelto a tiempo)
  • 25% de descuento para la cuarta solicitud de préstamo (tercera solicitud de 600 € y devuelto a tiempo)
  • Financiación: Hasta 300 € (primera solicitud) y 1.000 € (ya clientes)
  • Plazos de devolución: Desde 1 a 3 meses
  • Solicitud y contratación: Por internet y telefonía móvil
  • Concesión en minutos
  • Admite prorrogas
  • No precisa aval
  • Deniega clientes en ASNEF
  • Primer microcrédito GRATIS
  • Primera solicitud, 300 €
  • Si eres cliente, hasta 600 €
  • Posibilidad de prorrogar los pagos
  • Producto denegado a clientes en ASNEF
  • Sin nómina, ni aval
  • Para clientes con nómina, la concesión es del 99%
  • Ingreso del efectivo en cuenta en una hora
  • Importe máximo de 500 euros (clientes nuevos incluidos)
  • Devolución en 30 días
  • Acepta clientes en lista de ASNEF
  • Minicréditos de hasta 800 euros
  • Plazo de devolución en 30 días
  • Por cada 100 € prestados, tan solo 1 € de intereses
  • Préstamo urgente, en menos de 15 minutos
  • Amortización prorrogable

Minicréditos urgentes (hasta 1200 euros)

Son minicréditos que se conceden rápidamente, con un máximo de 1200 Euros
  • Minicrédito de hasta 600 euros para clientes y de 300 euros para los clientes nuevos
  • Contratación inmediata
  • Solicitud online o vía telefónica
  • En menos de 1 hora (60 minutos) ya podemos disponer del dinero ingresado en nuestra cuenta bancaria
  • Minicrédito rápido con respuesta inmediata
  • Disponibilidad de efectivo: 50 € mínimo y 600 € máximo
  • Los límites disponibles van en función del historial crediticio de cada cliente
  • Plazo de reembolso: desde 7 días y hasta 30 días (1 mes)
  • Disponibilidad desde 50 hasta 500 €
  • Plazo de reembolso: 30 días
  • Préstamo rápido, respuesta inmediata
  • Sin papeleos
  • Tu dinero en tres sencillos pasos
  • Disponibilidad de dinero rápido (desde 50 a 800  €)
  • Plazo reembolso máximo: 30 días
  • Contratación 100% online
  • Si apenas papeleo
  • No conlleva productos asociados
  • Solo pagas por el tiempo que lo utilizas
  • Respuesta inmediata (10 minutos)
  • Solicitud y servicio de contratación 100% online
  • Hasta un máximo de 1.200 € en la quinta solicitud
  • Posibilidad de obtención de prorrogas
  • Disponibilidad de hasta 1.000 € a reembolsar en 31 días y con respuesta en 10 minutos
  • Pago anticipado totalmente gratuito
  • Programa de fidelización que permite minicréditos de mayor importe, conforme devolvemos los mini préstamos online
  • Atención de lunes a sábado de 9 a 21 horas

Préstamos rápidos (hasta 4.000 Euros)

Son créditos rápidos, con un importe más elevado (hasta 4000 Euros) y con un plazo mayor para devolverlo
  • Crédito con un límite de 2.500 € (dos mil quinientos euros)
  • Plazos de devolución: desde 3 meses y hasta dos años
  • Contestación a la solicitud en menos de un día
  • Tanto la solicitud como el contrato 100 % online
  • Reembolso anticipado gratis (si es parcial)
  • Opción de aplazamiento de pagos de hasta un mes
  • Producto adaptado a cada caso particular y proceso de contratación online
  • No admite clientes en fichero ASNEF
  • Sin necesidad de papeleos, ni cambio de entidad bancaria
  • Tipo de interés según la cantidad del crédito solicitado, los plazos de devolución y la cuota mensual
  • Hasta 5.000 € a reembolsar entre 6 y 24 meses
  • La totalidad del proceso se realiza de forma online
  • En el caso de que el préstamo no se reembolse en el plazo fijado, se cobrará un interés que oscilará entre el 2 y el 3%

Préstamos personales (hasta 30.000 Euros)

Son préstamos personales urgentes, que pueden llegar hasta los 30.000 Euros y una disponibilidad rápida
  • Disponibilidad entre 4.000 y 15.000 Euros
  • Plazo de reembolso: entre 12 meses y 6 años
  • TIN entre un 4,95% y un 14,95%
  • Sin gastos por comisiones
  • Respuesta en minutos e ingreso en 24 horas
  • Préstamos con un límite máximo de 10.000 euros
  • Interés fijo al año entre el 17,27% y el 28,88%  de acuerdo al nivel de riesgo
  • Disponibilidad del dinero en efectivo en un plazo de 48 horas
  • Contratación online, por teléfono o por correo electrónico
  • No se precisa cambiar de banco
Compara y elige lo que mejor se adapte a tus necesidades
Preguntas frecuentes

¿Qué suelen pedir para concederte un minipréstamo urgente?


Obtener un minipréstamo urgente suelen conseguirse más fácilmente a través de las entidades financieras privadas, exigen menos requisitos y el índice de solicitudes aprobadas es bastante alto. Es la sencillez en el proceso y la facilidad para obtenerlos, lo que mueve a muchas personas a solicitar online un minipréstamo urgente con el objeto de afrontar un gasto imprevisto o, para darse ¿por qué no? algún capricho. Sin embargo, aunque los prestamistas privados nos lo pongan más fácil que los bancos, también exigen unos requisitos mínimos para concederlos. Por norma general, la garantía es personal, no se suele pedir aval. Y, a pesar de que los requisitos son mínimos, el  hecho de contar con una nómina  o unos ingresos periódicos, facilitará la concesión de un minipréstamo rápido. Tener un nivel de endeudamiento bajo, también es un punto a favor. Figurar en lista de morosos, suele complicar su concesión, es cuestión de buscar un prestamista que acepte clientes en ASNEF, RAI... En todos los casos, se exige haber cumplido la mayoría de edad. Ser residente español. Titularidad en cuenta bancaria. Estaremos de acuerdo en que las entidades financieras privadas son un negocio y, como tal, deben cuidar sus intereses. De tal modo que necesitan unas garantías mínimas de que el prestatario va a poder hacerse cargo de la devolución, en caso contrario, los intereses crecen y las penalizaciones por no cumplir con el plazo estipulado, encarecen el producto. Los papeleos requeridos para la concesión de un minipréstamo urgente suelen ser mínimos, la respuesta es inmediata y su concesión y posterior ingreso en cuenta, es cuestión de 24 o 48 horas. La principal recomendación es la de buscar y comparar entre varios prestamistas que conceden minicréditos rápidos y valorar las condiciones más favorables.  

¿Merece la pena cancelar un préstamo personal antes de tiempo?


En el momento en que contratamos un préstamo personal, la entidad financiera privada y el prestatario llegan a un acuerdo sobre el plazo límite para su devolución y el importe de las cuotas mensuales. Lógicamente, si el plazo es corto y las cuotas altas, nos ahorraremos intereses, pero todo aquel que pide un préstamo rápido no es capaz de afrontarlo a corto plazo, con lo cual, la mayoría deben alargar el tiempo y disminuir la cuantía de los pagos mensuales. Sin embargo, puede ocurrir, que tengamos la posibilidad de cancelar el préstamo personal. En este caso, tendríamos que informarnos, si no lo hemos hecho antes de su contratación, sobre si cobran gastos de comisión por reembolso anticipado del préstamo. Algunos prestamistas no cargan gastos por cancelación pero otros si, aunque el porcentaje no  suele ser muy alto, varía entre un 0,5% si queda menos de 1 año para el vencimiento o un 1% en el caso de que quede más de 1 año. Si nos encontramos en esta situación y el prestamista no nos cobra comisión por cancelación del préstamo personal, perfecto, lo abonamos y se acabó la deuda contraída, pero si nos cobra un porcentaje, nos tocará echar mano a la calculadora, hacer números y valorar si nos resulta más rentable cancelarlo o no. En el tema de los préstamos personales, créditos rápidos, minicréditos etc siempre es cuestión de informarse sobre las condiciones, gastos por comisión, TIN y TAE… de varios prestamistas, comparar y elegir aquel que más ventajas ofrezca, cobre un tipo de interés más bajo y que mejor se adapte a nuestras necesidades económicas. Lo último que pretendemos es empeorar nuestra situación.

¿Cual es el funcionamiento de los préstamos privados?


Los préstamos privados son muy parecidos en su funcionamiento a los hipotecarios, lo único que los diferencia es su finalidad. En el caso de los no hipotecarios, no van dirigidos a la compra de un inmueble sino a financiar un gasto imprevisto o el pago de una deuda, la compra de un vehículo, gastos por estudios, vacaciones... Cuando nos vemos en la necesidad de conseguir dinero de forma rápida y fácil, el camino más viable es a través de entidades financieras privadas. Básicamente, los pasos a seguir son:
  • Cumplimentar la solicitud con los datos que se nos requieran
  • Envío de la documentación pertinente
  • Esperar la respuesta, la entidad financiera estudiará nuestro caso para evaluar si es factible o no aceptar la solicitud del préstamo
  • Si la respuesta es afirmativa y aceptadas las condiciones por ambas partes, se procederá a su contratación
  • Por último, el ingreso en cuenta del efectivo solicitado. Por norma general, no demora más de 24 o 48 horas, aunque, en algunos casos, según la cantidad y tipo de préstamo, tardará un poco más.
Como vemos, el proceso para la solicitud y contratación de préstamos privados es menos complicado y más rápido que a través de las entidades bancarias. Además, el porcentaje de solicitudes aprobadas es mucho mayor. No es difícil llegar a la conclusión de que la mayoría de las personas que necesitan contratar un préstamo, lo hagan por medio de prestatarios privados, el único camino, en la gran mayoría de los casos, para poder conseguir la financiación que necesitan y en el mismo momento en que la precisan.  

¿Cuáles son los puntos básicos antes de contratar un crédito rápido?


La actual situación económica por la que pasa la gran mayoría de familias españolas, obliga, en cierta manera, a solicitar un crédito rápido para solventar gastos imprevistos, reformas urgentes, compras... que de otra manera no podríamos hacer frente. Pedir un crédito rápido es la única vía posible, sin preguntas, ni excesivos trámites, nos conceden el capital que necesitamos en un tiempo record. Sin embargo, hemos de tener en cuenta algunas claves fundamentales para evitar complicar, todavía más, nuestra situación económica. Primero tenemos que mirar que clase de crédito vamos a solicitar, teniendo en cuenta la urgencia con la que lo necesitamos, la cantidad y nuestra capacidad para devolverlo sin problemas. En caso de que la cantidad sea pequeña y lo queramos para "ya", la mejor opción sería un minicrédito. A continuación, debemos informarnos y comparar entre varios prestamistas sobre los costes (tipo de interés, comisiones), plazos de devolución, si exigen aval, nómina, productos vinculados, si aceptan o no clientes en ASNEF etc Una vez que hayamos hecho una comparativa de productos y prestamistas, llega el momento de decidirnos  por aquel que mejor se adapte a lo que necesitamos y al menor coste. Un crédito rápido es una salida eficaz y rápida para ayudarnos en problemas económicos puntuales o para financiarnos un capricho, un viaje etc, pero  puede ser un arma de doble filo si no sabemos utilizarla de una forma correcta y responsable.    

Qué es exactamente un préstamo con carencia?


Las entidades financieras privadas suelen ofrecer a sus clientes un periodo de carencia en el préstamo, con el objeto de facilitar la devolución del mismo. Vamos a ir paso por paso para explicarlo de la mejor manera posible. Cuando pedimos un préstamo, se llega a un acuerdo entre prestamista y prestatario sobre el plazo para su reembolso, el tipo de interés y la cuota mensual a pagar. La cuota es la suma del capital más los intereses. El capital es la parte de la cuota que devuelves sobre el importe que te han prestado. Los intereses son la ganancia que percibe el prestamista por la operación. Entonces, un préstamo con carencia es el lapso de tiempo en el que únicamente se abonan los intereses que genera y nada sobre el capital o bien, no se pagan ni intereses ni capital. Es decir, hay dos tipos, préstamo con carencia parcial o préstamo con carencia total. Tenemos que ser conscientes de que se trata de un periodo de respiro en el que no pagamos nada o muy poco, pero durante ese tiempo, el préstamo genera intereses que se van acumulando y de los que tendremos que hacernos cargo cuando comencemos a devolverlo en cuotas mensuales. La conclusión final sería la de hacer números y analizar qué solución es la más favorable a nuestra situación financiera, con el objeto de no empeorar más nuestra economía.

¿Qué es un préstamo y qué es un crédito?


La gran mayoría tendemos a pensar que un préstamo y un crédito son el mismo producto financiero, sin embargo, hay diferencia entre uno y otro. Empezaremos diciendo que los préstamos suelen pedirse para financiar la compra de bienes materiales o servicios, reformas del hogar, adquisición de electrodomésticos, viajes etc, mientras que los créditos se refieren a cubrir una falta de liquidez de una empresa o negocio. En el caso del préstamo, la figura del prestamista entrega una cantidad de dinero al prestatario en el momento de la contratación. La persona que lo solicitó, deberá devolver la totalidad de lo prestado más los intereses que genere en el plazo de tiempo pactado. Generalmente, la devolución se efectúa mediante unas cuotas mensuales. Los intereses son sobre la totalidad de la cantidad solicitada. Cuando hablamos de crédito,  nos estamos refiriendo a una cantidad de dinero que se pone a disposición del prestatario, es decir no se le hace entrega del dinero, pero puede hacer uso del efectivo cuando lo necesite. De tal modo que, el prestatario va haciendo entrega total o parcial del crédito concedido. En consecuencia, solo pagamos intereses sobre el dinero del que disponemos, no sobre la totalidad, aunque normalmente se suele cobrar gastos de comisión sobre la cantidad que no utilizamos. Los créditos también tienen un plazo pero, al contrario que con los préstamos, éste puede renovarse o ampliarse, según las necesidades del cliente. Respecto al tipo de interés que se aplica a ambos, el de los préstamos es más bajo que el de los créditos.

¿Que consecuencias trae no pagar a tiempo un préstamo personal?


Es evidente que el hecho de no pagar un préstamo en el plazo fijado, puede acarrear serias consecuencias, sin embargo, podemos intentar minimizar en la medida de lo posible, añadir más problemas a nuestra ya difícil situación económica. Lo más recomendable es ponernos en contacto con la entidad con  la que contratamos el préstamo y antes de que llegue la fecha de su vencimiento, con el objeto de buscar una solución alternativa. Ante el problema de no pagar un préstamo, el prestamista y el prestatario pueden renegociar, al objeto de reducir la cuota mensual, bien refinanciando la deuda, ampliando el plazo o, incluso, que se nos conceda un periodo de carencia en el que solo tendremos que pagar los intereses. Estas posibles soluciones van a incrementar el coste del préstamo pero, evitaremos que nos apliquen intereses de demora y que pasemos a engrosar las listas de morosos, circunstancia que agravará la concesión de posteriores préstamos. Llegar a un acuerdo es vital para evitar que la entidad financiera, a partir del 3º o 6ª mes de no percibir ingresos, emprenda una reclamación judicial. Llegados a este punto, se nos embargarían los bienes de nuestra propiedad y los del avalista, si lo hubiera.

Necesito un préstamo, he oido hablar de plataformas P2P ¿como funcionan?


El préstamo mediante el uso de plataformas P2P es una alternativa más para conseguir el dinero que necesitamos, sin tener que recurrir a las entidades bancarias. Los pasos para conseguir un préstamo a través de las plataformas P2P, comienza con cumplimentar una solicitud con los datos que se nos requiera y la aportación de la documentación necesaria. A continuación, se analizarán las solicitudes, con el objeto de clasificarlas de acuerdo al nivel de riesgo de cada solicitante y aplicarles el correspondiente tipo de interés. El último paso es publicar la petición en la plataforma y esperar la respuesta de los inversores. Las plataformas de préstamo P2P online cobran una comisión por su utilización, a los inversores y una comisión de apertura a los prestatarios. Las plataformas P2P permiten obtener un préstamo a aquellas personas a las que se les cierran las puertas por la vía tradicional o más común, a la vez que se abre un mundo de posibilidades a pequeños inversores. Por supuesto, esta nueva forma de financiación está perfectamente regulada,  de acuerdo al Código Civil, aquel que obtiene un préstamo, tiene la obligación de devolverlo. Así pues, si se diera el caso de que un prestatario no puede cumplir con el reembolso total de la cantidad prestada más los intereses, se le aplicaría la “responsabilidad patrimonial universal”, lo que se traduce en el pago de la cantidad adeudada, con sus bienes presentes y/o futuros.

¿Son fiables los minicréditos online?


Solicitar minicréditos rápidos online está a la orden del día. Ante la complicada situación económica por la que estamos pasando la mayoría de familias españolas,  una de las soluciones es la de recurrir a la solicitud de préstamos online, minicréditos rápidos etc  con el propósito de salir lo más airoso posible, de un problema de falta de liquidez para afrontar un gasto imprevisto. Cuando tomamos la decisión de buscar una entidad financiera privada que nos preste el dinero que precisamos,  la primera pregunta que solemos hacernos es sobre si son fiables o no los minicréditos online. El primer paso sería hacer una búsqueda en internet sobre empresas que se dedican a ofrecer minicréditos rápidos, lo siguiente sería informarnos detalladamente de las condiciones del servicio, tipo de interés, comisiones, cantidad límite, plazos de reembolso etc y comparar unas y  otras a fin de centrarnos en aquellas que mejor se adapten a nuestras necesidades. Una vez que tengamos hecha la selección de aquellas que más nos interesan, una de las cosas que puede ayudarnos a salir de dudas, es la de buscar opiniones y comentarios de otros clientes.  El porcentaje de personas satisfechas, nos puede dar una idea al respecto. Los minicréditos rápidos son fiables en la medida en la que hagamos un buen uso de ellos, se trata de un producto financiero que nos ofrece una pequeña cantidad de dinero rápido, con respuesta inmediata, sin preguntas y sin tener que aportar excesiva documentación pero, debemos de tener claro que se trata de una solución para solventar una circunstancia puntual. No  podemos tomarlo a la ligera, de lo contrario, no haríamos más que agravar nuestra ya maltrecha situación económica. Mi recomendación sería la de pensar tranquilamente, hacer cálculos y pedir un minicrédito rápido que nos saque del apuro pero, siempre que tengamos la seguridad de poder devolverlo en los plazos fijados,  de lo contrario  los intereses por demora acabarían por engrosar  considerablemente, la cantidad a devolver.

¿Hay límites para los tipos de interés que se aplican a los créditos rápidos?


Los llamados créditos rápidos que se conceden al momento, sin prácticamente documentación que presentar, sin preguntas y en los que la aportación de una nómina o, en su defecto, unos ingresos periódicos demostrables y por un importe máximo de 3.000 euros, han llegado para quedarse como una forma de financiación alternativa, ante la dificultad de obtener los "créditos tradicionales". Respecto a la pregunta de si hay límites respecto al tipo de interés que aplican las entidades financieras privadas, he de decir que no hay ningún tope, desde el punto de vista legal, sobre el valor del interés tanto en los créditos rápidos como en cualquier otra clase de crédito. Sin embargo, los créditos al consumidor que prestan desde los 200 a los 20.000 euros, están obligados a cumplir determinadas condiciones recogidas en la Ley de Crédito al Consumo:
  • Un contrato por escrito en el que tanto el prestatario como el prestamista tengan una copia.
  • Condiciones por las que se rige dicho contrato
  • Información  sobre el TAE a aplicar o el tipo de interés anual
  • Importe total del crédito rápido
  • Plazos de devolución
El prestamista está obligado a presentar al prestatario que lo solicite un documento que recoja todas las condiciones de los créditos rápidos, siendo este documento, oferta vinculante, esto es que está obligado a su cumplimiento.

¿Cuáles son las claves para elegir el mejor préstamo personal?


Si atravesamos un mal momento y nuestra alternativa pasa por pedir un préstamo, hay algunas claves para elegir el más adecuado y evitar un mayor endeudamiento del que ya teníamos antes de pedirlo. Los puntos claves de un préstamo son:
  • Importe total, es obvio que a mayor cantidad solicitada, más altos serán los intereses a pagar.
  • Plazos para su reembolso, cuanto más tiempo lo alarguemos, más caro nos saldrá.
  • Gastos por comisiones (estudio, apertura, devolución anticipada total o parcial
  • TIN y TAE
Una vez que tengamos claro que nuestra única solución pasa por pedir un préstamo y que vamos a tener la capacidad de devolverlo, lo siguiente es saber qué tipo de préstamo vamos a contratar y con quien, así  que tendremos que ponernos manos a la obra, buscar y comparar, con el objeto de dar con aquel que mejor se adapte a nuestra situación personal. Un consejo es el de no arriesgarnos a pedir una cantidad que sea superior al 35% de los ingresos que percibimos cada mes. Algunos prestamistas ofrecen cuotas flexibles que nos permiten aumentar o disminuir el importe mensual. Si bien es cierto que cuanto mayor sea la cuota y menor el  tiempo estipulado para su reembolso, más barato saldrá el préstamo, a veces, es mejor que abonemos importes más pequeños y con más margen de tiempo para que no nos suponga demasiado esfuerzo. Otra de las claves muy importantes es la de leer minuciosamente las condiciones del préstamo a contratar para no llevarnos sorpresas de última hora. Si algo debemos saber es que, por ley, disponemos de 14 días para cancelarlo sin que nos suponga coste alguno. Para concluir, añadir que contamos con la opción de conseguir abaratar un préstamo si tenemos un bajo nivel de riesgo, el prestamista nos ofertará un tipo de interés más bajo y si añadimos productos que nos vinculen con la entidad financiera, domiciliación de nóminas, recibos, seguros...

¿Qué tipos de préstamos hay?


Existen diferentes tipos de préstamos atendiendo a la cantidad, el plazo para su devolución, la finalidad, las garantías y requisitos... En este artículo nos vamos a centrar en la clasificación de tipos de préstamos según los tiempos para su devolución y la finalidad a la que van destinados. En relación a su vencimiento, tenemos préstamos a corto (1 año máximo), medio (entre 1 y 3 años) o largo plazo (a partir de 3 años). De acuerdo a la finalidad a la que van a ir destinados:
  • Préstamos Personales: Normalmente son cantidades de dinero no muy altas a corto plazo y se solicitan para afrontar gastos imprevistos o viajes, reformas...
  • Préstamos al Consumo: Su destino es la financiación de la compra de vehículos, electrónica, electrodomésticos.
  • Préstamos Hipotecarios: En este caso, la cantidad es superior y los plazos para su reembolso son a medio o largo plazo. La garantía que pide el prestamista es sobre un bien inmueble del prestatario. Los diferentes tipos de préstamos hipotecarios, se clasifican de acuerdo al tipo de interés que se aplique, variable, fijo o mixto.
  • Préstamos Estudios, como su nombre indica, se destinan a la financiación de cursos en el extranjero, estudios universitarios, matrículas, postgrados... y todos los gastos derivados, tales como el alojamiento, viajes,  material etc. Respecto al tipo de interés, suele ser más bajo que para el resto de préstamos o créditos.
  • Por último, los Préstamos para Empresas, una vía de dar con una financiación a corto plazo que les permita invertir en un proyecto determinado, una campaña... o, a medio o largo plazo, para la creación de una empresa, obteniendo de esta manera el capital necesario para su puesta en marcha.

Préstamos rápidos y créditos rápidos


Los préstamos y créditos rápidos, se han instaurado en el mercado para satisfacer un sinfín de necesidades que, si ya antes de la crisis existían, con el surgimiento y consecuente empeoramiento de la economía española fueron cada vez a más. Pese a la creencia de muchos de considerar que el surgimiento de los préstamos rápidos se debió a la crisis, en realidad el establecimiento de este tipo de producto financiero data de mucho antes del inicio de la crisis y ni siquiera surgió en España. Lo que sí es cierto es que con la crisis de las hipotecas en Estados Unidos que causó el derrumbe de la economía mundial y la consecuente burbuja inmobiliaria que condujo a España a una situación de insolvencia e inestabilidad económica, el sector de los préstamos rápidos ha sido de los más favorecidos. La alta probabilidad por parte de los prestatarios de no poder hacer frente a la devolución de los préstamos hizo que la banca echara el freno a la hora de otorgarlos, motivo que impulsó el crecimiento de otro tipo de producto crediticio no bancario, los préstamos online. Podemos decir entonces que si bien los préstamos rápidos y los créditos rápidos no surgieron con la crisis, sí que esta fomentó de alguna manera su crecimiento en el mercado digital. Hoy por hoy, son muchos los particulares que recurren a ellos para solventar dificultades económicas de toda índole.

¿Para qué solicitar préstamos rápidos?


En la actualidad, los consumidores solicitan préstamos rápidos para cubrir un sinfín de gastos e imprevistos como:

  • Pagos de recibos elevados imprevistos: factura de la luz elevada, etc.
  • Reformas o averías del hogar
  • Reparaciones de vehículos
  • Pago de multas
  • Afrontar los gastos de eventos especiales como: bodas, bautizos, comuniones, cumpleaños, bodas de plata, etc.
  • Estudios universitarios: pago de tasas de matriculaciones, material, etc.
  • Montar una empresa
  • Hacer cursos cuyo coste es elevado
  • Asumir los gastos de la independencia
  • Pagar la entrada de una casa, un coche, etc.
  • Comprar un vehículo de segunda mano
  • Ir de vacaciones
  • Pagar recibos anuales: seguro del automóvil, etc.
  • Realizar inversiones necesarias para los comercios: Marketing, publicidad, compra de maquinaria, remodelación de local u oficina etc.
  • Afrontar las carencias económicas típicas de final de mes (compra, gasolina o transporte, etc.)

¿Son útiles los préstamos rápidos?


Los préstamos rápidos, al igual que los créditos rápidos, son útiles, como puede verse, para cubrir gran cantidad de gastos que de otra forma hoy por hoy no podrían suplirse. Si necesitas una vía de financiación con la que poder asumir imprevistos, gastos ocasionales, caprichos y hasta vacaciones, los préstamos o créditos rápidos pueden serte de gran ayuda. Puedes solicitar la cantidad que quieras y fijar tú mismo el plazo de devolución en el que crees que podrás devolverlo.

Soy avalista de un préstamo ¿corro el riesgo de perder mi vivienda?


Cuando hablamos de préstamos o créditos por una importante cantidad de dinero, la gran mayoría de empresas de financiación piden como uno de los requisitos, la presencia de un avalista, una forma de asegurarse el cobro del dinero prestado, en caso de que el prestatario pudiera presentar algún problema a la hora de reembolsar el dinero. Si se diera el caso de que la persona a la que hemos avalado para que le concedieran el crédito, dejara de pagarlo, automáticamente tendríamos que responder nosotros, no solo con nuestro dinero sino, incluso, con todos nuestros bienes presentes y futuros, incluyendo nuestra vivienda, el embargo de nuestra nómina etc De todos modos, cabe añadir una opción intermedia como sería la de figurar como hipotecante no deudor,  de esta manera estamos portando como segunda garantía, nuestra propia casa, siempre que no esté hipotecada. La mayoría de la gente piensa, por desconocimiento, que es más arriesgado que nos hipotequen una parte de la casa que avalar y, no es así. En definitiva, tomar la decisión de avalar a un familiar, amigo etc, es una situación de riesgo en la que comprometemos nuestro patrimonio.  

¿Que deberíamos saber sobre los préstamos a través de las plataformas P2P?


En realidad, las plataformas P2P solo pretenden ser un medio de interacción entre personas que necesitan invertir, buscar una rentabilidad a su dinero y aquellas que precisan capital para desarrollar un proyecto. El peligro en este caso va dirigido más bien a los inversores ya que las empresas financieras, en este caso, no se hacen responsables de los impagos, aunque para ser justos, dichas entidades realizan un estudio exhaustivo sobre los perfiles de riesgo o nivel de solvencia de los que requieren el préstamo, antes de aceptar o no su solicitud. Al margen de lo ya comentado, las plataformas P2P tienen ventajas para los prestatarios y para los inversores. Ventajas para los prestatarios:
  • Préstamos con muy buenas condiciones, sobre todo respecto al tipo de interés
  • Proceso sencillo y con escaso papeleo
  • Financiación a medida y entre particulares, no intervienen bancos
Ventajas para los inversores:
  • Grandes beneficios a nivel económico
  • Garantizar el pago del préstamo mediante un abono mensual
  • Muchas y variadas opciones de inversión

¿En qué tengo que fijarme antes de contratar un minicrédito rápido?


Los minicréditos son un producto financiero alternativo a los préstamos tradicionales a los que todos estamos acostumbrados y sobre los cuales disponemos de una información general. Los minicréditos rápidos han nacido al amparo de una sociedad con cada vez más necesidades económicas a las que no puede hacer frente. El hecho de que hayan experimentado un gran auge, es debido a que se tramitan de forma rápida y sencilla y la concesión es, prácticamente del 100%, al no pedir demasiados requisitos ni papeleos. Ahora bien, ¿en qué debemos de fijarnos ante de contratarlos? Lo primero, debemos de saber que al tratarse de empresas financieras que no bancarias, no están bajo la supervisión del Banco de España, por lo tanto, lo primero sería asegurarnos de que el prestamista figura en el registro mercantil. Se trata de un minicrédito, esto quiere decir que las cantidades que se prestan no suelen exceder de los 600 Euros aproximadamente, pero aunque se trate de una cantidad muy pequeña, los intereses pueden ser muy elevados, por lo tanto, lo siguiente sería comparar el tipo de interés que ofrecen las diferentes entidades financieras. También es importante que nos informemos de los plazos para el reembolso del minipréstamo. En caso de que no podamos reembolsarlo, los honorarios por impago, suelen ser muy altos. En definitiva, se trata de sanear nuestra economía, no de empeorarla. Los minicréditos son una excelente alternativa, pero hay que contratarlos con cabeza.  

¿Qué es un aval o avalista?


El aval es una forma de garantizar o asegurar el cumplimiento de obligaciones económicas. Si usted avala significa que puede hacer frente a los compromisos adquiridos. Por lo tanto, es una persona o bien (mueble o inmueble) que certifica la solvencia de la operación y, por lo tanto, certifica que van a existir garantías de pago en el caso de que dicho titular no pueda hacerlo. El uso de avales o avalistas es más habitual en los préstamos hipotecarios debido a la alta cantidad de dinero ‘prestado’ en dichas operaciones.

¿Qué tipos de cuotas existen?


Las cuotas son los pagos que se realizan periódicamente al banco o entidad financiera para reducir nuestro préstamo. Es importante destacar que hay varios tipos de cuotas. Encontramos por un lado la cuota constante, en la que el importe de los intereses se va reduciendo paulatinamente en proporción a la amortización del capital. Es la que generalmente se usa. Por otro lado, está la cuota creciente. En este caso se acaba pagando más intereses debido a que al pagar menos al principio, solo se amortiza una pequeña parte del capital. Sin embargo, la cuota se irá incrementando cada mes/año. Por último, la cuota decreciente, en la que cada mes/año se irá amortizando la misma cantidad del capital de la deuda. Por tanto, los intereses se irán reduciendo a lo largo del periodo de duración del préstamo. Además, se puede distinguir varios tipos de cuotas según su periodicidad: mensual (la más frecuente), trimestral, semestral, anual, etcétera.

¿Qué es una carencia?


Aunque generalmente no se está muy familiarizado con ellos, los periodos de carencia se incluyen en la mayoría de los contratos financieros y de préstamos hoy en día. Y es que en algunos préstamos se pacta un periodo inicial de carencia, con el que se pretende conceder al prestatario un plazo para que la inversión que ha financiado con dicho préstamo comience a generar ingresos con los que poder hacer frente a la amortización del mismo. El periodo de carencia puede ser de dos tipos: un periodo durante el cual el titular únicamente paga intereses sin amortizar capital (carencia capital/parcial) o un periodo en el cual no amortiza capital ni paga intereses (carencia total). Esta herramienta es útil para aquellas personas que no puedan afrontar una cuota inicial muy alta y prefieren pagar menos durante los primeros meses para recuperarse económicamente y poder hacer frente al pago más adelante.

Las vinculaciones en los préstamos personales, ¿son buenas o malas?


Las vinculaciones en los préstamos suelen conllevar un periodo de gestión y concesión más largo. Además, muchas de estas vinculaciones tienen costes asociados que no aparecen en en TAE y que, de manera indirecta, encarecen el precio de los créditos. Sin embargo, existen casos en los que las vinculaciones son una buena alternativa para conseguir préstamos más baratos a pesar de tener un tiempo de concesión más largo. Es decir, hay préstamos en las que las vinculaciones son gratuitas y, por lo tanto, nos permite ahorrarnos un porcentaje en el crédito sin otros costes asociados. En el caso de que existan gastos adicionales, debemos calcular cuál de las dos opciones será más barata y escoger aquel que sea ideal para nuestras necesidades y particularidades. Es importante saber que algunos préstamos personales ofrecen productos vinculados de contratación opcional, es decir, no es necesario adquirirlos para poder acceder al dinero que necesitamos. Por ello, recomendamos preguntar a la entidad si se trata de vinculaciones obligatorias.

¿Qué es un préstamo hipotecario?


Un préstamo hipotecario se caracteriza porque la entidad financiera o de crédito cuenta con una garantía especial para el recobro de la cantidad prestada: una hipoteca sobre un inmueble (una vivienda, por regla general) que suele ser propiedad del cliente. Todos los préstamos tienen como garantía los bienes del prestamista y, por lo tanto, si usted recibe el dinero y no paga la deuda, la entidad de crédito puede hacer que se venda el inmueble hipotecado con el fin de recuperar la cantidad que usted haya dejado pendiente de pago. Depende, claro, de lo que usted haya pactado en el contrato. Por regla general suelen tener un importe elevado y una larga duración ya que se pide para afrontar la mayor inversión que hace una persona durante toda su vida.

¿Qué diferencia hay entre un crédito rápido y un microcrédito?


Los créditos online son una forma muy sencilla de obtener dinero rápido. Entre estos créditos encontramos dos productos diferentes: los créditos y los microcréditos. Para saber qué es lo más conveniente, te facilitamos las principales diferencias entre ambos.

  • La cantidad a solicitar es diferente, siendo lo más normal que la cantidad de los microcréditos no sobrepase los 800 euros, mientras que los créditos llega hasta los 10.000 euros, siendo más parecidos a préstamos personales.
  • El plazo máximo de devolución también es diferente, siendo en un plazo menor a un mes en el caso de los microcréditos y hasta cinco años en los créditos rápidos.
  • Los créditos rápidos se miden en tipos de interés (TAE) y los microcréditos en honorarios, siendo una tasa fija por el servicio prestado.

En definitiva, se debe valorar la conveniencia de cada crédito que se propone y escoger aquel que mejor te convenga por necesidad o urgencia y, de esta manera, beneficiarte de la cantidad de alternativas que actualmente existe.

¿Qué es el TIN y la TAE?


El Tipo de Interés Nominal (TIN) es el precio que cobra el banco o entidad financiera por prestarte el dinero. Sin embargo, al consumidor dicha cifra no es significativa debido a que:

  • No tiene en cuenta las comisiones ni otros gastos que tenga que pagar el usuario.
  • Se refiere siempre a un periodo de tiempo concreto que hay que especificar
  • No tiene en cuenta la periodicidad de los pagos. Con el mismo TIN el importe de intereses es diferente si los pagos son mensuales frente a un único pago anual.

El dato objetivo para comparar el coste de un préstamo es la Tasa Anual Equivalente (TAE) ya que mide el coste efectivo de un préstamo en un plazo concreto, en términos anuales y teniendo en cuenta las comisiones y gastos a pagar por el consumidor, así como la frecuencia de pagos.

En definitiva, la TAE representa el porcentaje real que se va a aplicar a la operación, a diferencia del TIN, el cual no recoge ni los gastos ni las comisiones que se le va a aplicar al consumidor.

¿Me concederán un crédito si no tengo un contrato indefinido?


Las entidades, a la hora de conceder un crédito, se van a fijar en la situación económica del solicitante y su comportamiento respecto a los pagos anteriores.

Es decir, tener un contrato indefinido siempre ayudará en la obtención de un crédito, pero no constituye, en ningún caso, un requisito indispensable y obligatorio.

Por ello, si el resto de tus condiciones económicas son buenas, si cuentas con ingresos estables u ofreces garantía de devolución de la deuda, no será un inconveniente para adquirir el crédito en cuestión.

Quiero pedir un crédito y no tengo avalista. ¿Me lo concederán?


En el caso de que queramos acceder a préstamos o créditos de cantidades elevadas, muchas entidades nos van a pedir un aval/avalista para concedernos dicho crédito.

Sin embargo, en el caso de no tener aval, podemos acceder a los créditos rápidos de menos de 6.000 euros, los cuales poseen, por regla general, requisitos menos estrictos para su concesión.

¿Puedo conseguir préstamos figurando en ASNEF?


Conseguir que te concedan un crédito o un préstamo figurando en la lista de ASNEF es complicado, pero posible. Por regla general, los bancos no nos prestarán dinero si nuestros datos aparecen en algún fichero de morosos, pero algunas empresas privadas sí nos conceden préstamos con ASNEF siempre y cuando cumplamos sus requisitos de acceso.

Existen varios tipos de préstamos rápidos con ASNEF, aunque los minicréditos y sin nómina son los más solicitados, ya que podemos obtener un total de 750 euros de manera casi instantánea, aunque no tengamos un salario o un trabajo fijo/temporal. En estos casos no tendremos que pagar ninguna comisión adicional por estar en una lista de morosos.

Además, existen otros productos con los que podemos obtener financiación a pesar de figurar en la lista de impagos. Es decir, podemos contratar un préstamo con garantía hipotecaria o empeñar nuestros bienes a cambio de un crédito. En ambos casos, no se deberá justificar ningún tipo de ingresos.

¿Cuándo llegará el dinero de mi préstamo?


El tiempo que tardan las entidades en conceder sus préstamos varía en el tiempo según el importe solicitado y el tipo de producto contratado.

En caso de tratarse de un minicrédito o de un crédito rápido, se suelen aprobar y recibir el ingreso en pocos minutos. Hay que tener en cuenta que depende de la entidad financiera o banco con el que se esté trabajando. En algunos casos puede llegar a tardar hasta 48 horas.

Respecto a los préstamos rápidos, en cuanto a los préstamos de importe elevado suelen tardar varios días en ingresarse. Esta espera se debe al proceso de aprobación de la solicitud por parte del banco o entidad y a la gran cantidad de dinero prestado. En caso de que la cuantía sea menor, varía entre minutos y 48 horas.